15-05-2020

Elaborado por la BCSF.

Apreciación del dólar: antes y durante la pandemia.


Apreciación del dólar: antes y durante la pandemia.


El Centro de Estudios y Servicios de la Bolsa de Comercio de Santa Fe , ha elaborado un informe especial, en el que analiza el comportamiento de las monedas locales frente al dólar estadounidense y señala que, desde mediado de 2011, la moneda norteamericana ha venido transitando “un proceso de apreciación real en relación al grueso de las monedas circulantes en el mundo”.

El trabajo del CES analiza qué países de Latinoamérica están sufriendo depreciaciones de fondo con respecto del dólar, y cuáles escapan de esa situación. Asimismo, pone foco en los efectos que está generando la pandemia del COVID-19 sobre la cotización de la divisa norteamericana.

Ante la inestabilidad de los mercados provocada por el COVID 19,  en Argentina como en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, los ahorristas e inversores -los cuales son adversos al riesgo- se refugian en el dólar presionando al alza en su precio. “La importante fuga de capitales hacia destinos más seguros acelera las depreciaciones en las monedas”, indica el CES.

El informe aclara que para el caso de nuestro país, el Banco Central de la República Argentina (BCRA), con su política de control de cambios, mantiene relativamente estable el precio del dólar oficial. Al limitar la libre demanda, no existen fluctuaciones importantes en el tipo de cambio oficial y recuerda que la única forma que tienen los agentes de comprar dólares en forma legal y sin límites, es por medio del mercado bursátil.
Esta política, sumada a la elevada inflación crónica ( 53,8% anual en 2019, según INDEC),  explica la apreciación real del 9,5%, en los primeros meses de 2020.


El CES indica que las consecuencias de que Argentina no acompañe a los demás en la depreciación del dólar oficial implican un rezago de competitividad precio en el comercio internacional.
El contexto macroeconómico -emisión monetaria, reducción en las exportaciones que genera menor entrada de dólares, depreciación de otros mercados emergentes, etc.- puede inducir a una depreciación nominal del dólar oficial en los próximos meses. Por lo cual, la situación actual podría cambiar. Las expectativas de su precio en los próximos 12 meses que publica el BCRA en el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), pasaron de ser (en valores promedio) de 79,7 en enero a 88,0 $/USD en marzo.
Las principales conclusiones del trabajo del CES son las siguientes.

Desde comienzos de 2002 y hasta mediados de 2011 el valor real del dólar transitó un proceso de depreciación real. Luego, comienza a recuperar su poder real.

En los primeros 3 meses del 2020, la moneda estadounidense atraviesa una aceleración en el aumento de su valor real.

Entre 2011 y 2019 el dólar norteamericano ganó un 33,6% de valor real frente al conjunto de economías desarrolladas y un 15,3% frente a las economías de mercados emergentes.

De las monedas incluidas en el Real Broad Dollar Index, el peso argentino fue el más depreciado -perdió 42,5% de su valor real- entre 2011 y 2019. El segundo fue Brasil con una diferencia de 14,9 puntos porcentuales que lo separan del primero. 

En 2018 y 2019 tanto Argentina como Brasil, Chile y Colombia se depreciaron en términos reales, ganando de esta forma competitividad precio en el comercio internacional. México y Perú se apreciaron.

En 2020, tanto en Argentina como en Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, los ahorristas e inversores buscan refugio en el dólar estadounidense, a causa de la inestabilidad de los mercados provocada por COVID-19.

De los 6 países latinoamericanos del Cuadro 3 sólo el peso argentino atraviesa una apreciación real durante 2020. El BCRA con su control de cambios impide fluctuar libremente el precio del dólar oficial. Los demás, presentan pérdidas de valor en sus monedas, en términos reales. El hecho de que Argentina no acompañe a los demás en la depreciación del oficial, implica para él un rezago de competitividad precio en el comercio internacional.

En cuanto a perspectivas para los próximos meses, el contexto macroeconómico podría inducir a una depreciación nominal del dólar oficial.

LEER INFORME COMPLETO