03-02-2019

Informe de McKinsey Global Institute - Enero 2019

Globalización en transición: el futuro del comercio y las cadenas de valor.


Globalización en transición: el futuro del comercio y las cadenas de valor.


Las cadenas de valor globales están siendo remodeladas por la creciente demanda y las nuevas capacidades de la industria en el mundo en desarrollo, así como por una ola de nuevas tecnologías.

Incluso cuando las tensiones comerciales y los aranceles dominan los titulares, importantes cambios estructurales en la naturaleza de la globalización han pasado en gran medida desapercibidos. En Globalización en transición: el futuro del comercio y las cadenas de valor , el McKinsey Global Institute analiza la dinámica de las cadenas de valor globales y encuentra cambios estructurales que se han estado ocultando a simple vista.

Aunque la producción y el comercio continúan aumentando en términos absolutos, la intensidad del comercio (es decir, la proporción de la producción que se comercializa) está disminuyendo en casi todas las cadenas de valor productoras de bienes. Los flujos de servicios y datos ahora desempeñan un papel mucho más importante para vincular la economía mundial. No solo el comercio de servicios está creciendo más rápido que el comercio de bienes, sino que los servicios están creando valor mucho más allá de lo que miden las cuentas nacionales. Usando medidas alternativas, encontramos que los servicios ya constituyen más valor en el comercio global que los bienes. Además, todas las cadenas de valor globales son cada vez más intensivas en conocimiento. La mano de obra poco cualificada es cada vez menos importante como factor de producción. Contrariamente a la percepción popular, solo alrededor del 18 por ciento del comercio mundial de bienes se debe ahora al arbitraje de costos laborales.

Tres factores explican estos cambios: la creciente demanda en China y el resto del mundo en desarrollo, lo que permite a estos países consumir más de lo que producen; el crecimiento de cadenas de suministro internas más integrales en esos países, lo que ha reducido su dependencia de las importaciones de bienes intermedios; y el impacto de las nuevas tecnologías.

La globalización está en medio de una transformación. Sin embargo, el debate público sobre el comercio a menudo consiste en recuperar el pasado en lugar de mirar hacia el futuro. La mezcla de países, empresas y trabajadores que pueden ganar en la próxima era está cambiando. Comprender cómo está cambiando el panorama ayudará a los encargados de formular políticas y los líderes empresariales a prepararse para el próximo capítulo de la globalización y las oportunidades y desafíos que presentará.

 

CONTINUAR LEYENDO