10-08-2017

Informe elaborado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios

Costo Argentino


Costo Argentino


Ponemos a consideración de nuestros lectores el informe "Costo Argentino" elaborado por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios y presentado al Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación, con el fin de aportar un análisis sobre la situación actual de ciertos sectores, focalizando en problemáticas estructurales que afectan las posibilidades de crecimiento sostenido y la competitividad de la economía argentina.

1. Resumen ejecutivo
 
▪ La actual Administración asumió la gestión con el complejo desafío de frenar la inflación, de recuperar la capacidad de inversión y crecimiento, de lograr el equilibrio del sector externo, y de reducir la pobreza.
 
▪ En este sentido, si bien las tasas de inflación comienzan a reducirse gradualmente en función de las políticas implementadas por el Ejecutivo y por el Banco Central, la realidad es que hoy, los niveles de precios que pagan los argentinos por los productos más relevantes de la canasta de consumo son, en muchos casos, elevados en la comparación internacional. En ellos, subyacen problemas concretos dentro de las distintas cadenas de valor, ya sea por ineficiencias transversales, baja productividad y/o concentraciones en determinados eslabones.
 
▪ Ello genera una lógica preocupación en el Gobierno, que es compartida por la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC). Los precios elevados al público implican una reducción del mercado potencial de consumo, que afectan no sólo a los consumidores sino también a la actividad comercial.
▪ Con ello en consideración, la CAC se ha propuesto aportar elementos que permitan identificar los fundamentos detrás de la determinación de los precios al público y esbozar algunos lineamientos para el desarrollo de una agenda conjunta entre las instituciones representadas por la CAC y el Gobierno, que permita contribuir al objetivo de solucionar estas problemáticas.
 
▪ Dada la heterogeneidad de realidades de los diferentes sectores, se decidió seleccionar un conjunto de casos testigos cuyas cadenas de valor representan el 60% del PBI argentino y, que a su vez, se identifican con la composición sectorial de la Cámara.
 
▪ El primer hallazgo a destacar del documento es que, según la información relevada por la Cámara a través de sus asociados y otras fuentes secundarias, los márgenes brutos y netos de comercialización lucen razonables en comparación con las referencias internacionales. Por ejemplo, en el mercado automotor, los márgenes de comisión brutos del concesionario rondan el 14% –similar al guarismo de EEUU (entre 13,5% y 14,5% según la National Automobile Dealers Association)– y el neto no supera el 2%, mientras que los precios en dólares superan en un promedio de 40% al mercado mexicano y de 30% al mercado chileno. Y algo similar ocurre en otros productos, como los electrodomésticos de línea blanca, los textiles y ciertos productos alimenticios.
 
▪ Por lo tanto, es evidente que se precisa indagar más profundamente en las cadenas productivas y en las estructuras de costos de la fabricación y la distribución de bienes, para encontrar los factores clave de la determinación de precios. Ello incluye algunos aspectos vinculados a la productividad de las firmas, pero fundamentalmente –de acuerdo a los resultados del trabajo realizado– tiene como origen factores externos a las firmas, del entorno macroeconómico y sistémico: el denominado “costo argentino”, que es el eje estructural del análisis realizado.
 
▪ La lógica de buscar resolver los problemas de costos internos a través de devaluaciones periódicas ha mostrado reiteradamente ser inefectiva y nociva para la economía y la sociedad en el corto y largo plazo, al acelerar los precios, generar volatilidad macroeconómica y resentir el consumo y las inversiones. Por lo tanto, en un contexto macroeconómico en el que se prevé que los objetivos de política estarán centrados en alcanzar las metas de inflación y reducir las necesidades de financiamiento del sector público, los mecanismos de mejora de la competitividad de las empresas deberán buscarse desde un enfoque meso y microeconómico.
 
▪ En este sentido, si bien cada cadena de valor cuenta con sus características específicas, se distinguen problemáticas transversales que afectan a la situación de costos y brindan margen para tomar acciones correctivas, algunas de las cuales ya están siendo abordadas o introducidas en la agenda por parte del Gobierno.

CONTINUAR LEYENDO